Series -> La Vida de Chucho El Roto.


La Vida de Chucho El Roto.
La Vida de Chucho El Roto. La Vida de Chucho El Roto. La Vida de Chucho El Roto. La Vida de Chucho El Roto. La Vida de Chucho El Roto.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000707608
Clasificación de HNM741.5972 VID.c
Datos de la publicación: : México, D.F.: Paolgra,1967-1968.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;27 cm.
No. 201 (24 junio 1967)-no. 244 (17 mayo 1968).
Argumentista: Manuel López Ochoa.
Gráfica: Guillermo Marín.
Género: Aventura, Melodrama.
Técnica: Fotomontaje.
Variante Temática: Biografía; Bandidos sociales; Héroes justicieros; Siglo XIX; Adaptación de obra radiofónica;
Notas: Director: Francisco Javier Camargo.
Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 201 (24 junio 1967); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 244 (17 mayo 1968).

Sinopsis: Chucho El Roto fue un legendario bandido rebelde nacido en Tlaxcala, que vivió entre 1858 y 1894. Famoso, entre otras cosas por haber sostenido una relación amorosa con Matilde de Frizac, una joven tlalpense hija de un millonario de origen francés. y por su escape de la prisión de San Juan de Ulua. Adaptación de la exitosa radionovela "La Vida de Chucho El Roto" de Carlos Chacón Jr. transmitida por la XEW durante 3,200 capítulos a lo largo de once años. Manuel López Ochoa, el actor que personificaba a Jesús Arriaga, al legendario bandido social del Siglo XIX, que robaba a los ricos para entregar lo sustraído a los pobres, personifica al personaje tanto en la radio, el cine y la historieta, pero además, él mismo se encargó de la adaptación del fotomontaje. El legendario bandido fue objeto de varias películas "Yo soy Chucho El Roto", Alfredo Zacarías, 1970 "La Vida de Chucho El Roto", Alfredo Zacarías, 1970 "Los Amores de Chucho El Roto", Alfredo Zacarías, 1970 "El Inolvidable Chucho El Roto", Alfredo Zacarías, 1971 y por menos de una telenovela "Chucho El Roto", Valentín Pimstein, 1968.

Otras historietas

Comentarios

MARCO TULIO SOSA PERALTA

Publicado el

1085-Estimados Sres. El objeto de esta carta es para hacerles un reconocimiento particular por todo ese caudal de entretenimiento que a través de varias décadas nos han brindado, el cual desde niño que fui (década de los 50s y 60s, (tengo 66 años cumplidos por la gracia de Dios); era nuestro pasatiempo cuando llegaba la noche (6 a 8 P.M.), y nuestro afán era escuchar las radionovelas, entre otras: CHUCHO EL ROTO, CORONA DE LAGRIMAS, fatalid ad, EL OJO DE VIDRIO, Etc.; que fueron obras literarias que quedaron grabadas en nuestra memoria para siempre, a tal grado que -en mi caso particular- cuando realizo mi trabajo, en muchas ocasiones lo hago escuchando algunos capítulos de "Chucho el Rot", y otras que por la generosidad de algunas personas particulares que los suben a la Web, nos permiten recordarlas aunque solo sean algunos pocos que nos hacen remontarnos a nuestra infancia y adolescencia. Dentro del orden de los derechos de autor, entiendo que toda obra merece la protección del Estado para que no se abuse del talento ajeno.- No obstante, ese límite de 100 años para poder ver y escuchar libremente la literatura de un país, la veo bastante mezquina, tomando en consideración que esas "viejas" obras literarias, no le interesan a la juventud, por varias razones; y los que estamos interesados en ese material, ya no somos muchos por motivos obvios (muerte, perdida de audio, visión, memoria, Etc.) Por tal razón, y si fuera posible, sugiero a los funcionarios de esa Hemeroteca Nacional de México, motivaran ante el Poder Ejecutivo, una reforma a la ley de Derechos de Autor, en el sentido que se reduzca el límite de 100 años, a 50 años para distracción particular, exceptuando la radio y televisión cuya finalidad de difusión es eminentemente comercial; y de esta manera, nosotros los mayores podríamos rememorar "mejores tiempos" con ese género de entretenimiento, y México sería más beneficiado porque recobraría en parte su estatus de país líder en cine, radio y televisión, que -por cierto-, hoy en día ha decaído en gran parte por causa de tantos charlatanes (as) que han invadido el cine, televisión y radio, no solamente en México, también en todo latino américa; quienes únicamente buscan hacer diversión despotricando con el lenguaje y las buenas costumbres; y demostrando un marcado desprecio al respeto hacia sus semejantes. Mi admiración, agradecimiento y respeto para México, quien por largas décadas nos sustrajo de las preocupaciones cotidianas, y nos transportó a tiempos y lugares de donde nunca quisiéramos haber salido, y que hoy en día -aunque sea en forma "clandestina" aprovechamos para ver y escuchar por internet, segmentos de esos tiempos dorados que actualmente la ley nos mezquina disfrutar libremente. Saludos y un fuerte abrazo fraterno. Atentamente. MARCO TULIO SOSA PERALTA

MARCO TULIO SOSA PERALTA

Publicado el

1086-Estimados Sres. El objeto de esta carta es para hacerles un reconocimiento particular por todo ese caudal de entretenimiento que a través de varias décadas nos han brindado, el cual desde niño que fui (década de los 50s y 60s, (tengo 66 años cumplidos por la gracia de Dios); era nuestro pasatiempo cuando llegaba la noche (6 a 8 P.M.), y nuestro afán era escuchar las radionovelas, entre otras: CHUCHO EL ROTO, CORONA DE LAGRIMAS, fatalid ad, EL OJO DE VIDRIO, Etc.; que fueron obras literarias que quedaron grabadas en nuestra memoria para siempre, a tal grado que -en mi caso particular- cuando realizo mi trabajo, en muchas ocasiones lo hago escuchando algunos capítulos de "Chucho el Rot", y otras que por la generosidad de algunas personas particulares que los suben a la Web, nos permiten recordarlas aunque solo sean algunos pocos que nos hacen remontarnos a nuestra infancia y adolescencia. Dentro del orden de los derechos de autor, entiendo que toda obra merece la protección del Estado para que no se abuse del talento ajeno.- No obstante, ese límite de 100 años para poder ver y escuchar libremente la literatura de un país, la veo bastante mezquina, tomando en consideración que esas "viejas" obras literarias, no le interesan a la juventud, por varias razones; y los que estamos interesados en ese material, ya no somos muchos por motivos obvios (muerte, perdida de audio, visión, memoria, Etc.) Por tal razón, y si fuera posible, sugiero a los funcionarios de esa Hemeroteca Nacional de México, motivaran ante el Poder Ejecutivo, una reforma a la ley de Derechos de Autor, en el sentido que se reduzca el límite de 100 años, a 50 años para distracción particular, exceptuando la radio y televisión cuya finalidad de difusión es eminentemente comercial; y de esta manera, nosotros los mayores podríamos rememorar "mejores tiempos" con ese género de entretenimiento, y México sería más beneficiado porque recobraría en parte su estatus de país líder en cine, radio y televisión, que -por cierto-, hoy en día ha decaído en gran parte por causa de tantos charlatanes (as) que han invadido el cine, televisión y radio, no solamente en México, también en todo latino américa; quienes únicamente buscan hacer diversión despotricando con el lenguaje y las buenas costumbres; y demostrando un marcado desprecio al respeto hacia sus semejantes. Mi admiración, agradecimiento y respeto para México, quien por largas décadas nos sustrajo de las preocupaciones cotidianas, y nos transportó a tiempos y lugares de donde nunca quisiéramos haber salido, y que hoy en día -aunque sea en forma "clandestina" aprovechamos para ver y escuchar por internet, segmentos de esos tiempos dorados que actualmente la ley nos mezquina disfrutar libremente. Saludos y un fuerte abrazo fraterno. Atentamente. MARCO TULIO SOSA PERALTA

Arriba