Series -> El Monje Loco.


El Monje Loco.
El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco. El Monje Loco.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000709599
Clasificación de HNM741.5972 MON.j
Datos de la publicación: : México, D.F.: Editorial Temporae,1968- .
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;27 cm.
Argumentista: Salvador Carrasco.
Gráfica: Illerino Orea. Manuel Moro. Rubén Lara.
Género: Aventura.
Técnica: Línea.
Variante Temática: Terror; Sadismo; Adaptación de obra radiofónica;
Notas: Acceso restringido,Requiere solicitud por escrito.
Descripción basada en: Año 1, no. 16 (20 marzo 1968); título tomado de la cubierta.
Último ejemplar consultado: Año 4, no. 169 (24 febrero 1970).

Sinopsis: Adaptación a la historieta de uno de los radioteatros más populares de México, que transmite la XEW a partir de 1937, con Salvador Carrasco en el papel del monje y con guiones escritos por Carlos Riveroll del Prado, quien también adaptó el programa para la primera versión en historieta que publicó “Chamaco” dibujada por Juan Reyes Beiker. La frase con la que iniciaba el programa radiofónico -''¡Nadie sabe..., nadie supo..., nadie sabrá la verdad en el horrible caso de...!” se hizo legendaria entre los radioescuchas. El personaje narrador es un encapuchado que define el tono de la serie. El dibujo reinterpreta los sonidos de la radio (las estentóreas carcajadas del monje y las resonancias del órgano de la rúbrica emblemáticas del radioteatro) con recursos gráficos, como la deformación y el alargamiento de figuras y onomatopeyas. En 1967, Editorial Temporae, filial de Novaro, lanza esta nueva versión de la “historia de terror para adultos” con argumentos firmados por Salvador Carrasco muy bien dibujada sobre todo en los capítulos firmados por Rubén Lara, el también dibujante de “Fantomas”. En esta versión las historias son aún más truculentas que en las anteriores, y la realización gráfica se aprovecha de los hallazgos desarrollados del cómic estadounidense de horror de los años cincuenta, como Creepy. Particularmente escabroso y truculento resulta el episodio 135 titulado “La mujer rata”. En los años ochenta del siglo pasado, Ángel Mora y José Pacindo publicaron una parodia también titulada “El Monje Loco”.

Comentarios

Arriba