Series -> El Ladrón.


El Ladrón.
El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón. El Ladrón.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657555
Clasificación de HNM741.5972 PEP.i
Publicación: Pepín
Datos de la publicación: : México, D.F.: Editorial Juventud,1950-1951.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;21 cm.
No. 4210 (28 septiembre 1950)-no. 4306 (2 enero 1951).
Argumentista: Francisco Casillas V.
Gráfica: Daniel López.
Género: Melodrama.
Técnica: Línea.
Variante Temática: Romance; Intrigas pasionales;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 4210 (28 septiembre 1950); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 4306 (2 enero 1951).

Sinopsis: Rodolfo es un estudiante de medicina que renta un cuarto de una humilde vecindad capitalina, donde conoce a Guillermina, una mujer cuya belleza lo deja sin habla desde la primera vez que se cruza con ella en el patio de la vecindad. Rodolfo la cree casada con un borracho, cuando en realidad ella es una mujer soltera que dedica todos sus esfuerzos a costear el caro tratamiento de la mente enferma de su madre. Para ayudar a su vecina Rodolfo decide cometer un robo en la casa de Natalia, muchacha adinerada a quien le gusta el estudiante. Rodolfo es descubierto y encarcelado, pero Natalia -además de perdonarlo- paga la curación de la madre enferma. Y no sólo eso, también les consigue trabajo, tanto a Rodolfo como a Guillermina, en un hospital. Sin embargo, cuando Natalia se da cuenta de que Rodolfo está profundamente enamorado de Guillermina, hace que los despidan del hospital y arma una intriga para hacer creer a Rodolfo que su amada lo engaña con su amigo Ernesto, con lo cual logra separar a los enamorados... Sin embargo, se arrepiente y antes de morir les deja a una cuantiosa herencia, condicionada a que -además de hacer las paces- contraigan matrimonio. Ante la negativa de los herederos, quienes prefieren permanecer pobres antes que reconciliarse, un licenciado habla con Rodolfo y le explica que el quebranto de su relación se debió a las intrigas de Natalia. Rodolfo pide perdón a Guillermina, cuya respuesta es contundente: "Calla, no sigas. Al mismo tiempo que decía esto, sus labios buscaron ansiosamente los de Rodolfo, besándolo con pasión".

Otras historietas

Comentarios

Arriba