Series -> La Dama de mi cuadro.


La Dama de mi cuadro.
La Dama de mi cuadro. La Dama de mi cuadro. La Dama de mi cuadro. La Dama de mi cuadro. La Dama de mi cuadro. La Dama de mi cuadro. La Dama de mi cuadro. La Dama de mi cuadro.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657559
Clasificación de HNM741.5972 PEP.i
Publicación: Pepín
Datos de la publicación: : México, D.F.: Editorial Juventud,1950-1951.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;21 cm.
No. 4245 (2 noviembre 1950)-no. 4340 (4 febrero 1951).
Argumentista: Manuel Guillermoprieto. Fidel Guillermoprieto.
Gráfica: Alberto Ruiz Vela.
Género: Melodrama.
Técnica: Medio tono.
Variante Temática: Romance;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 4245 (2 noviembre 1950); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 4340 (4 febrero 1951).

Sinopsis: "Para ella... él fue sólo un momento en su vida, para él... ella fue su musa, su inspiración, ¡la locura!". Bruno es conocido en el vecindario como "el pintor loco". Todas las noches toca su piano con gran vehemencia, hasta que en una de esas cae desmayado y sus vecinos lo internan en un hospital. Un amigo que lo visita en el nosocomio recuerda la agitada juventud del pintor, su viaje a Francia y el extraño cuadro de una mujer, cuyo rostro no atinaba pintar. En Europa el talento de Bruno fue considerado colosal: príncipes de varios países encargaron sus retratos al joven pintor y su carrera era fulgurante hasta que se enamoró de Lucila, una mujer cuyo rostro se desfiguró en un accidente antes de que él terminara su retrato. Bruno la creyó muerta e intentó concluir sin éxito el cuadro de la amada, ya que no conseguía reproducir el rostro. Concluir el retrato absorbe todas sus energías, se convierte en el único objetivo de su vida. La obsesión provoca que su éxito se esfume, y el pintor abandona Europa y regresa a México. La noche en que Bruno cae desmayado, en el enigmático cuadro aparece el rostro de Lucila: "la dama de su cuadro tiene cara!". Días después Bruno muere en el hospital. Al asistir a la tumba de su sobrino, una de sus tías observa entre las nubes un par de rostros: el de Lucila y, "al lado de aquel bellísimo rostro, el de su sobrino muerto".

Otras historietas

Sin rumbo.

La Dama de mi cuadro.

Melodrama

Volveré.

Melodrama

Comentarios

Arriba