Series -> La Gitana.


La Gitana.
La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana. La Gitana.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657567
Clasificación de HNM741.5972 PEP.i
Publicación: Pepín
Datos de la publicación: : México, D.F.: Editorial Juventud,1951-1951.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;21 cm.
No. 4399 (27 marzo 1951)-no. 4434 (27 abril 1951).
Gráfica: Eduardo Martínez Carpinteiro.
Género: Melodrama.
Técnica: Línea.
Variante Temática: Intrigas pasionales; Crimen;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 4399 (27 marzo 1951); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 4434 (27 abril 1951).

Sinopsis: Aunque el argumento de esta historieta parece el de un cómic de humor, el melodrama está narrado con toda solemnidad. Ernestina del Campo, "una esposa desdichada", tiene la certeza de que su marido Adolfo la engaña con una mujer rubia, tal y como le ha revelado la gitana Osiris al leerle las cartas. Desconsolada, visita a su amiga Enriqueta para contarle sus penas. Enriqueta le confiesa que su propio marido también la engaña, y le aconseja hacerse la indiferente. Pero la señora Del Campo no se resigna, y le pide a la gitana un remedio para conjurar el amor entre su marido y la misteriosa amante rubia. En realidad la amante de Adolfo es la propia gitana Osiris que, además de falsa gitana, es una estafadora consumada. Ella misma abandona a Adolfo: "como te dije, tengo que irme fuera de México porque aquí ya no tengo más clientela. Creo que lo mejor es que no volvamos a vernos más. Comprenderás que tengo razón y no intentarás buscarme, porque no me encontrarás. Olvidemos todo lo que hubo entre nosotros." Adolfo queda destrozado y sigue el consejo del doctor Ramón Ugalde, quien le propone someterse a una operación de un lado del cerebro, que lo hará olvidar por completo a la gitana. La operación es un fracaso y Ugalde propone operar ahora el otro lado del cerebro, aunque con el riesgo de que Adolfo quede mudo: "es preferible que quedes mudo y no enamorado". Adolfo rechaza la propuesta y decide hacer un viaje para alejarse de Ernestina, pero antes de tomar el tren a Laredo, Adolfo recuerda que olvidó su medicina y vuelve a su casa. Adolfo encuentra a Ernestina con un hombre, cree que ha sido engañado y dispara sobre su mujer, mas todo ha sido un error: el hombre es Ignacio, un ladrón al que Osiris ha enviado para robar la casa. Adolfo lo obliga a llevarlo ante la "gitana", pero cuando está a punto de matarla, es capturado por la policía. El doctor Ramón Ugalde llama a la jefatura de policía para avisar que Ernestina no está muerta: "Ahora mismo le practicaré una ligera operación para extraerle la balas. ¡Eso es todo!". "De modo que su marido no es responsable de su muerte?" -pregunta el detective-. "¡Por supuesto que no! ¡Una disputa conyugal como hay tantas!", explica el médico. Adolfo queda libre y al regresar a casa se reencuentra con su esposa Ernestina: "¡Te quiero mi vida! ¡Y yo te adoro, Adolfo!".

Otras historietas

Comentarios

Arriba