Series -> Ambición.


Ambición.
Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición. Ambición.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657600
Clasificación de HNM741.5972 PEP.i
Publicación: Pepín
Datos de la publicación: : México, D.F.: Editorial Juventud,1952-1953.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;21 cm.
No. 5123 (20 diciembre 1952)-no. 5178 (6 febrero 1953).
Gráfica: Alberto Ruiz Vela. Salvador Ríos Vela.
Género: Melodrama.
Técnica: Medio tono.
Variante Temática: Intrigas pasionales; Romance;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 5123 (20 diciembre 1952); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 5178 (6 febrero 1953).

Sinopsis: Historia de un esposo abnegado, abandonado por una mujer ambiciosa. La pareja vive en una pequeña ciudad de provincia. Rosalía es una esposa desencantada con la suerte de su matrimonio con Alberto, un humilde trabajador. El hombre adora a su esposa e intenta cumplirle sus caprichos, pero Rosalía "ambiciona una mejor vida" y abandona a Alberto, viaja a la capital y tiene una relación con el señor Aragón, un importante empresario. Cuando Aragón muere en un accidente automovilístico, Rosalía se queda sola y a punto de tener un hijo de Alberto. El marido viaja a la ciudad para verla ("siquiera una vez más") y para conocer a su hijo. Sorpresivamente, ella fallece en el parto: "Y Alberto lloró. Tal vez en recuerdo de los momentos felices pasados al lado de aquella mujer adorada. Pero cuando abandonó el lugar llevando a su hijo en brazos, se sintió otro. En lo sucesivo, él estaba dispuesto a dar hasta la vida por evitarle cualquier sufrimiento a su pequeño hombrecito".

Otras historietas

Comentarios

CESAR LLANAS VELAZQUEZ

Publicado el

948-si me puden prestar esta revista, la lei en casa de mis tias

Arriba