Series -> Niebla de amor.


Niebla de amor.
Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor. Niebla de amor.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657620
Clasificación de HNM741.5972 PEP.i
Publicación: Pepín
Datos de la publicación: : México, D.F.: Editorial Juventud,1946-1946.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;21 cm.
No. 2704 (12 agosto 1946)-no. 2749 (26 septiembre 1946).
Argumentista: Carlos del Paso. Antonio Gutiérrez.
Gráfica: Antonio Gutiérrez.
Género: Melodrama.
Técnica: Medio tono.
Variante Temática: Romance; Príncipes; Adolescencia;
Notas: Descripción basada en: No. 2704 (12 agosto 1946); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 2749 (26 septiembre 1946).

Sinopsis: Episodio de “Don Proverbio” (para una descripción general de la serie, ver “Vaya un lío”). Al percatarse de que su hija Teté está obsesionada con un retrato de Jorge Negrete, Don Proverbio la lleva a pasear al lago de Chapultepec para contarle la historia de la familia Balmaceda, que poseía un cuadro que representaba a un joven príncipe Eugenia, la hija del señor Balmaceda, estaba tan enamorada del príncipe del cuadro como Teté de Jorge Negrete. En una fiesta de disfraces ofrecida por los Balmaceda, Fredy (un "trotamundos gran conocedor del corazón femenino") se disfrazó del príncipe para cautivar a Eugenia. Ella se ilusionó con el enmascarado, hasta que lo descubrió besándose con Ruth (la "viuda de un gángster de Chicago") entonces se atormentó, pues sintió que le había sido "infiel" al auténtico príncipe de su cuadro. Los días pasaron y como Eugenia no hacía más que observar el cuadro, su padre la llevó a ver un psiquiatra, quien descubrió que un antiguo novio de la muchacha llamado Rodolfo tenía gran parecido con el príncipe del cuadro. Entonces, el psiquiatra elaboró un plan para sanar a Eugenia: entre sueños, la joven vio descender al príncipe del cuadro para dialogar con una princesa, quien le pidió quitarse la máscara al hacerlo, Eugenia se dio cuenta de que el príncipe era Rodolfo, su antiguo novio, creyendo que todo fue un sueño revelador de sus verdaderos sentimientos. El plan salió a la perfección y la obsesión de Eugenia no sólo desapareció, sino que regresó feliz al lado de Rodolfo. Al terminar de escuchar la historia, Teté ha aprendido la lección: "aunque Negrete sigue siendo mi astro favorito... sé que pertenece a un mundo aparte." Ver: “Almas gemelas”, “La Senda”, “Cabecita loca”, “La Solterona”, “Contraste”, “Culpables fueron ellos”, “Ladronzuela”, “Vaya un lío”, “Niebla de amor”, “El Blasfemo”, “Redención”, “Marinka”, “Bajo la lluvia Reediciones posteriores de la serie: Esto, Editorial Panamericana, 1945 EDAR, 1963.

Otras historietas

Aída.

Niebla de amor.

Melodrama

Ojos del alma.

Niebla de amor.

Melodrama

Libro semanal.

Niebla de amor.

Melodrama

Comentarios

Arriba