Series -> Pies planos.


Pies planos.
Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos. Pies planos.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657687
Clasificación de HNM741.5972 CHA.m
Publicación: Chamaco
Datos de la publicación: : México, D.F.: Publicaciones Herrerías,1946-1947.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;19 cm.
No. 2444 (2 febrero 1946)-no. 2827 (20 febrero 1947).
Argumentista: Joaquín Cervantes Bassoco.
Gráfica: Joaquín Cervantes Bassoco.
Género: Melodrama.
Técnica: Línea.
Variante Temática: Deportes; Boxeo;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 2444 (2 febrero 1946); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 2827 (20 febrero 1947).

Sinopsis: La primera entrega de esta serie -que adapta a la historieta una novela publicada por entregas a principios de 1940 en el semanario deportivo El Ring-, apareció el 16 de julio de 1940, también editada por El Ring. Dos años después la serie se traslada a la revista “Chamaco” la aventura concluye luego de un año de diaria presentación. La revista de Herrerías la vuelve a publicar en 1946. Su última edición aparece entre 1953 y 1959 con el sello de Editorial CEM, en formato de 32 páginas y con periodicidad semanal. Mientras otras incursiones de la ficción en el mundo del boxeo narran el ascenso y caída de personajes surgidos del mundo popular -y en este sentido su materia es el drama social-, Joaquín Cervantes Bassoco se acerca al box desde una perspectiva más sicológica que sociológica: lo que le interesa son las pasiones y los complejos humanos que se despliegan y debaten en el ámbito donde se gana fama y dinero a fuerza de puños. Pies Planos es un boxeador técnicamente impecable, pero atormentado por sus complejos: tiene caídos los arcos de los pies y cada vez que escucha el apodo de Pies Planos (que lo persigue desde la infancia) sufre una incontrolable manía depresiva. Cuando el público -conocedor de sus complejos- le grita "¡Pies Planos!, ¡Pies Planos!", el boxeador "baja la guardia presa de una atroz somnolencia", de manera que durante los primeros episodios de la serie lo vemos perder, una tras otra, peleas que llevaba "ganas de calle". Cuando su carrera deportiva parece acabada, el ejemplo de Ricardo Gutiérrez "Puños de Oro", "primer campeón mundial mexicano que ha conquistado la corona en el Madison Square Garden", lo hace renacer. Pies Planos entierra sus complejos, se tiñe el pelo de rubio, se hace llamar Pantera Blanca y entabla una gran amistad con Puños de Oro (personaje que, más tarde, protagonizará su propia serie). Se añade entonces suspenso al melodrama: como los dos boxeadores son del mismo peso, algún día deberán encontrarse sobre el ring. El día del enfrentamiento, Pantera Blanca sube con fiebre al cuadrilátero y, enloquecido, ataca con saña inaudita a su rival hasta noquearlo. Vencido y decepcionado de la amistad, Puños de Oro se sume en el alcoholismo y sólo el deseo de venganza lo hará resurgir de un penoso derrumbe que dura más de dos años. Cuando los personajes se vuelven a enfrentar, Pantera Blanca se deja ganar. Al final de la pelea, Puños de Oro se entera de lo que sucedió en el ring durante su primera pelea. Finalmente Pies Planos pierde su campeonato, pero a cambio obtiene el amor incondicional de una linda veracruzana. En “Pies planos”, Bassoco despliega con generosidad minuciosas descripciones de la sanguinolenta violencia del boxeo, con sus característicos rostros tumefactos. Y así como en “El Pirata Negro” el suspenso meramente deportivo es elemento clave de la narrativa, en la serie de box las peleas se alargan capítulos enteros, que se sostienen gracias a la habilidad dramática del autor.

Otras historietas

Comentarios

Arriba