Series -> El Tuerto.


El Tuerto.
El Tuerto. El Tuerto. El Tuerto. El Tuerto. El Tuerto. El Tuerto. El Tuerto. El Tuerto. El Tuerto.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657738
Clasificación de HNM741.5972 CHA.m
Publicación: Chamaco
Datos de la publicación: : México, D.F.: Publicaciones Herrerías,1950-1950.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;19 cm.
No. 3993 (1 mayo 1950)-no. 4129 (14 septiembre 1950).
Argumentista: Guillermo de la Parra.
Gráfica: José Cárdenas G.
Género: Melodrama.
Técnica: Línea.
Variante Temática: Espantos, monstruos y aparecidos;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 3993 (1 mayo 1950); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 4129 (14 septiembre 1950).

Sinopsis: Sui generis versión mexicanizada de “Frankenstein”. Urbano, el vigilante viejo y tuerto de un panteón, narra a una joven la extraordinaria y trágica historia de su vida. Cuando era joven -ya medio jorobado y tuerto- adoró a Aidé, la novia del científico Antonio. Sus defectos le hicieron ocultar su amor y conformarse con la amistad de la muchacha. Su rival creó un robot de extraordinaria condición física pero con cerebro "de gorrión", que al caminar emitía un sonido semejante al tic-tac de un reloj. Como Urbano era inteligente, instruido, culto y joven, Antonio decidió utilizarlo para realizar un extraño experimento y quiso extraerle el cerebro para colocarlo en el robot. El científico intenta convencer a Aidé de que el experimento haría un gran bien a la humanidad y de que Urbano "tendría" un "cuerpo" mucho mejor, pero ella no accede a ayudarlo. Posteriormente el tuerto salva a Antonio de su propia creación, que intenta asesinarlo. A partir de entonces Antonio comparte con Urbano sus extraños experimentos. Mientras buscan otro cerebro, Noemí le confía a Urbano que su esposo (don Luis de Irigoyen) es un vampiro y le entrega un "Trocar" (mecanismo que extrae el veneno vampírico de la carne de la víctima). El tuerto aniquila a don Luis de Irigoyen, pero por accidente el cerebro del vampiro es instalado en el cuerpo del robot. Cuando, después de una fiesta ofrecida por Antonio, una muchacha muere y se descubre que tiene una pequeña herida en el cuello, Antonio y Aidé piensan que Irigoyen ha resucitado. Urbano se refugia en el campo, "para aquietar los dolores de su alma y superar su amor por Aidé". Conoce entonces a Teresa, una lugareña de muy buen cuerpo pero rostro poco agraciado, con quien se encariña y a la que ofrece matrimonio. Ella acepta, pero Urbano se arrepiente el día de la boda porque sigue enamorado de Aidé, lo cual provoca el suicidó de Teresa. Finalmente el tuerto se queda solo y triste, pues el robot-vampiro termina asesinando a Antonio y a Aidé.

Otras historietas

Comentarios

Arriba