Series -> Como todas las madres.


Como todas las madres.
Como todas las madres. Como todas las madres. Como todas las madres. Como todas las madres. Como todas las madres. Como todas las madres. Como todas las madres. Como todas las madres.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000657810
Clasificación de HNM741.5972 CHA.m
Publicación: Chamaco
Datos de la publicación: : México, D.F.: Publicaciones Herrerías,1946-1946.
Detalles físicos: volúmenes :ilustraciones ;19 cm.
No. 2541 (10 mayo 1946)-no. 2602 (10 julio 1946).
Argumentista: Elia D'Erzell.
Gráfica: Rubén Carmona Estrada.
Género: Melodrama.
Técnica: Línea.
Variante Temática: Maternidad;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: No. 2541 (10 mayo 1946); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: No. 2602 (10 julio 1946).

Sinopsis: Exaltación de la madre abnegada, en la línea de las "coronas de lágrimas". La serie se regodea en la minuciosa descripción de los sacrificios y penas de Rosana, la viuda de un hombre que en vida fue alcohólico, jugador e irresponsable. Con tres hijos a cargo (Rosita de 13 años, Eduardo de 11 y Carlos de 5) y sin más apoyo que el de Dorotea, una fiel sirvienta que funge como el Sancho Panza de esta heroína de melodrama. Rosana ha "sacado adelante a sus hijos" trabajando como costurera. En contraste con su materna abnegación aparece su prima Aurelia, una mujer moderna que se niega a tener hijos para disfrutar de la vida. Es Aurelia quien le presenta a Rosana al capitán Ribera, el hombre que se enamora de la viuda pero que es rechazado, pues Rosana presiente que sus hijos lo verían "como un posible enemigo dispuesto a robarles el corazón de su madre." Rosana envejece con la esperanza que sus hijos la cuiden cuando anciana pero, conforme pierde la vista, los hijos la van abandonado: Rosita se casa sin su consentimiento y Eduardo, a quien la madre le ha pagado los estudios, parte al extranjero con una beca y se casa con una mala mujer. Entretanto, Carlos se convierte en un jugador empedernido y repite la historia del padre. Cuando Dorotea está segura de que se ha cancelado su esperanza "de llegar a vieja acompañada y feliz", los tres hijos regresan, regenerados. Y -para reafirmar la moraleja de que sus sacrificios han valido la pena- reaparece Aurelia, que se ha quedado sola y envidia la suerte de la prima feliz.

Otras historietas

Cine novelas : la película de la semana.

Aventura, Melodrama, Humor

Majestad negra.

Como todas las madres.

Aventura, Melodrama

Sobre las olas.

Como todas las madres.

Melodrama

Comentarios

Arriba