Series -> Oreja y rabo.


Oreja y rabo.
Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo. Oreja y rabo.  

Imágenes reproducidas exclusivamente con fines de divulgación académica. Para utilizarlas con cualquier fin se debe solicitar permiso a los propietarios legales de sus derechos.


No. registro de HNM 000696623
Clasificación de HNM741.5972 PIN.o
Publicación: Pinocho (1942)
Datos de la publicación: : México, D.F.: Editorial Panamericana,1943-1943.
Detalles físicos: 63 números en 5 volúmenes :ilustraciones ;18 cm.
Año 2, no. 295 (26 mayo 1943)-año 2, no. 350 (20 mayo 1943).
Argumentista: Ramón Valdiosera.
Gráfica: Ramón Valdiosera.
Género: Aventura, Humor.
Técnica: Línea, Medio tono.
Variante Temática: Toreo; Barrio; Animales en la literatura;
Notas: Acceso restringido;préstamo sujeto a autorización.
Descripción basada en: Año 2, no. 295 (26 mayo 1943); título tomado del encabezado.
Último ejemplar consultado: Año 2, no. 350 (20 mayo 1943).

Sinopsis: Historieta taurina que cuenta la saga del torero Joselito, su mozo de espadas, el caricaturesco Faroles, y su épico y bizarro enfrentamiento con el toro Bandolero. El autor afirmaba que el toro era “uno de sus villanos más logrados y, sin duda, al él se debe el enorme éxito de Oreja y rabo.” El astado, que es un toro pensante, se la tiene jurada a Joselito. Antes de enfrentarlo en la corrida de alternativa, mata a la mismísima madre del torero. El truculento episodio es seguido por la faena en la plaza y ésta dura ochenta y siete planas, más de quince días seguidos de historieta, en las que Valdiosera y el dibujante Narayanah Salazar sostienen el suspenso entre todo tipo de suertes e intentos del toro por cornear al matador. En un momento logra herirlo, pero cuando sus ayudantes tratan de sacarlo del ruedo, “se desprende de los que lo llevan a la enfermería y corre muleta en mano hasta el sitio en que se encuentra el cornúpeta.” Finalmente, el astuto animal escapa de la plaza y, en uno de los episodios más delirantes de la historieta mexicana, recorre las calles de la ciudad en busca del hospital donde se recupera su enemigo, provocando el terror de los transeúntes.

Comentarios

Arriba